Y la sonda alcanzó el cielo

Los chicos de Meteotek
Increíble lo de estos chavales de Meteotek. Tan humildes y tan ingeniosos. Este Innovandis day merece la pena sólo por este coloquio. Astronomía, meteorología, perseverancia, práctica y apología de lo práctico.

La escena parecía de teleserie: dos chavales desgarvaos -en realidad eran más-, un profesor que creyó en ellos, kilos de imaginación y muchas ganas. Por increíble que parezca esto fue suficiente para que lanzaran una sonda al espacio. La equiparon con utensilios que si bien no son de andar por casa, son muy comunes ya que muchos tenemos un GPS, un motor se puede conseguir fácilmente y las cámaras de fotos abundan.

Así, lograron comprar un globo de enormes dimensiones, lo hincharon con helio -si, el gas que cambia la voz- y, con los permisos pertinentes de AENA, se lanzaron a realizar su sueño; sin ayudas ni subvenciones.

Tras un año de arduo trabajo consiguieron algo inaudito; que en un pueblo en que por la descripción brindada, -pseudo desértico- podría ser el de Bienvenido Mr. Marshall, pasase algo!!

Así fue como en una fría y nublada mañana invernal, en las áridas tierras de los Monegros, unos chavales que muchos pudieron tildar de locos sintieron que la semilla que meses antes habían plantado alcanzaba su particular primavera. Y mirando al cielo, lograron ver como asomaba la flor. Aquel sueño que habían regado durante tanto tiempo.

Y la sonda, alcanzó el cielo.

One thought on “Y la sonda alcanzó el cielo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *