WOKA: hacia un nuevo paradigma del envejecimiento

por OREKA KOMUNIKAZIOA

Martes, 15 de noviembre, Universidad de Deusto, campus de San Sebastián, 8:30 de la mañana, aula 114 del edificio Padre Arrupe: la semana de Deusto Emprende comenzó con total éxito. Comenzó con una sesión en el que se compartieron muchas ideas, utilizando la dinámica World Cafe, de la mano de Innovandis, Matia Innova e Innobasque.

World Café Matía Innova

“No es la primera vez que se organiza algo así y esperamos que venga bastante gente. Calculamos que serán alrededor de 40 personas” dijo Paul San Sebastián, miembro de Innovandis. Los primeros que llegaron fueron los que ejercerían el papel de moderadores, una decena de estudiantes de Administración y Dirección de Empresas de la misma universidad. Después comenzaron a llegar estudiantes de distintos grados y licenciaturas del campus de San Sebastián. Junto con estos llegaron unos de los miembros de la Escuela de la Experiencia, de la mano de Matia Innova.

Con un retraso de un cuarto de hora, Paul San Sebastián dio comienzo al WOKA. Entre él, Aitziber Zubillaga (representante de Matia Innova) y Diana Franco (miembro de la agencia vasca de  innovación, Innobasque) dijeron en qué consistía y dieron varias explicaciones de lo que se quería conseguir en la hora y media que duraría la sesión.

El objetivo de esta actividad era conseguir que gente de distintas generaciones discutiera y hablara sobre cómo queremos envejecer y qué podemos hacer en común para conseguir esto. Por lo tanto, el tema a tratar: “Hacia un nuevo paradigma del envejecimiento: ¿cómo podemos contribuir a fomentar las relaciones entre generaciones con el objetivo de aportar valor a la sociedad?”

Los participantes, que eran alrededor de 45 personas, se dividieron en 9 mesas, con 5 participantes y un moderador en cada una. La metodología era la siguiente: los participantes cada 10 minutos se cambiarían de mesa, intentando no coincidir entre ellos, para así en 3 sesiones de 10 minutos, cada mesa sacara ideas sobre el tema presentado, y al final, en otra sesión de otros 10 minutos, cada grupo sacara, con la ayuda del moderador (que no se movía de su mesa), todas las conclusiones posibles. Al final de este ir y venir de ideas y conclusiones, en 2 minutos cada moderador presentaría a todos los presentes las conclusiones sacadas en su mesa.

Aunque los participantes se quedaran con ganas de hablar y compartir más, las conclusiones sacadas fueron muy interesantes, de mesa a mesa algunas coincidieron, pero las perspectivas en la mayoría de los casos fueron distintas. En resumen estas fueron las conclusiones que se sacaron:

  • Es necesario reunir a los estudiantes y/o jóvenes y a los jubilados o personas ya más mayores, para promover la relación entre ambos y así intentar romper las barreras generacionales.
  • Hace falta beneficiar a los jóvenes de alguna manera por ayudar a las personas mayores. Se les pueden facilitar viajes, excursiones y actividades por el estilo tal y como se hace con la tercera edad. Y por qué no, ofrecer la posibilidad de viajas juntos.
  • Lo principal y necesario es que haya iniciativa propia, pero es algo difícil de sacar sin una previa reflexión, por eso es necesario que haya una organización u organizaciones que promuevan esta iniciativa. Por lo tanto, también es necesario que se haga publicidad para que llegue a toda la sociedad y que el interés se generalice más. Los medios pueden ayudar mucho en esto.
  • Es necesario quitar las etiquetas, romper los estereotipos de ambas generaciones, porque en vez de ayudar, entorpece el hecho de querer rompes las barreras generacionales.
  • Hay que buscar un equilibrio entre las generaciones, porque ambas partes pueden aportar mucho.

Se expusieron algunas soluciones también para que estas ideas se puedan poner en práctica:

  • En primer lugar, para acabar con estas diferencias, las instituciones públicas deberían de ser más activas.
  • Una buena manera de conseguir esto es organizando distintas actividades conjuntas (como tertulias), donde se mezcles distintas generaciones, primero a nivel local, por ejemplo en fiestas.
  • La enseñanza mutua es imprescindible y algo enriquecedor para ambos lados.
  • Una de las mejores maneras de aprender para los jóvenes y una de las mejores maneras de enseñar para los jubilados, es que los jóvenes cuando se incorporan por primera vez en un puesto de trabajo, una persona que esté ya jubilada y tenga experiencia en ese trabajo, les ayude y aconseje.

Llegando a las 10 de la mañana y sin mucho tiempo por delate, Aitziber Zubillaga quiso cerrar la sesión agradeciendo mucho la aportación y participación de todos y subrayó dos conclusiones que sacó ella y que le parecieron de especial relevancia: dijo que hay que cambiar y cuidar mucho el lenguaje y que es necesario pensar en un nuevo paradigma del envejecimiento.

El éxito que había tenido el WOKA era evidente, y los que quisieran seguir aportando ideas y opiniones, a las 12 tuvieron otra cita en el mismo sitio con otro WOKA organizado en colaboración con Orbea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *