SuperCrónica de la Jornada: Haz-lo diferente y emprende

por OREKA

Otro año más, bajo el título haz-lo diferente llegaba esta semana a la UD la jornada de Deusto Emprende. Con muchas ganas, el grupo Oreka reunió sus fuerzas para poder abarcarlo todo. Los ingredientes fueron la clave: mucho café y la actitud positiva que nos caracteriza. Un horario repleto de actividades que cubrir y tras un último sorbo, una mirada de complicidad decía que comenzaba la acción.

¡Preparados, listos, YA!

A las 9:30 y dando el pistoletazo de salida a la jornada, se empezó con la chocolatada solidaria en el bajo de la cafetería. Con la intención de animar al alumnado de la universidad a colaborar con una buena causa: Unicef. Según Jon Carrillo (estudiante de 3º de LADE), con el frío de la jornada el chocolate era de agradecer “aunque se hubiera agradecido una cucharilla”.  Eran las 10:00 de la mañana y  la previsión era la de correr la maratón de emprendedores. Aunque no sabíamos que nos depararía el día, nos cubrimos las espaldas y decidimos tomar unas nociones básicas de primeros auxilios en el aula 105 del Edificio Arrupe. Allí estaban Olatz Zabala, Itxaso Munarriz y José David Fernández enseñando cómo realizar adecuadamente la respiración asistida. Toda la clase expectante ante los monigotes que simulaban estar inconscientes y había que revivir.

J.D.Fernández realizando la postura de seguridad Foto: Andrea Álvarez

J.D.Fernández realizando la postura de seguridad Foto: Andrea Álvarez

Aprendida la lección y tras un boca a boca exitoso, nos fuimos a disfrutar de los increíbles ojos de las protagonistas del  grupo teatral “Bazen behin Clown”. El grupo protagonizó ayer una de las actividades más emotivas de la jornada en el teatro Gurya de la universidad. La protagonista de la actuación se movía en silla de ruedas a motor y no era capaz de articular tan solo una palabra, pero sin embargo, todo el mundo fue capaz de disfrutar de su danza y de entender lo que nos decía. Mentxu Arrieta, discapacitada física, aparecía en escena sobre una silla de ruedas ante la inconformidad de Peio que tras el telón le repetía una y otra vez que volviera a su lado porque “no sabía hacer nada”. Aun así, Mentxu merodeó por todo el escenario toqueteando todos los artilugios de Peio. De esta manera demostró que una gran fuerza de voluntad vale más que cualquier aptitud y que a pesar de las limitaciones de estas personas, hay que saber valorar el esfuerzo que resulta cien veces mayor que el de cualquier otra persona.

Siguiendo nuestro sentimiento artístico, no pudimos faltar a la función de música colaborativa. Al ritmo de la guitarra española de Ritxi (Los Delgas), una eléctrica en manos de Ioseba Cañas, alumno de la universidad, y Peio cantando, se intentó animar a los presentes. Sabemos que nos cuesta arrancar, pero la música fluyó y nos fuimos con el ritmo en el cuerpo.

Función de música colaborativa       Foto: Andrea Álvarez

Función de música colaborativa Foto: Andrea Álvarez

Un ritmo que siguió al son de Nelly Furtado caracterizando el arte callejero que nos encontramos  en la carpa del Graffiti Solidario. Una carpa repleta de ideas ingeniosas y preparadas para darles forma con los colores más vistosos.

Aitor Mercero haciendo un graffity.                    Foto: Andrea Álvarez

Aitor Mercero haciendo un graffity. Foto: Andrea Álvarez

 

¡Imaginación al poder!

Mientras tanto, otros visitaban el Photocall que sorprendía a los transeúntes que pasaban por la biblioteca; un disfraz y una instantánea original. Los alumnos de la Este dieron con la fórmula para darse a conocer. Crear una  nueva página en Facebook, Innovation’s Kreativity, en la que aparecerán todas las fotos capturadas durante el día. Evidentemente la foto ganadora tiene premio, ¡dos entradas a La Perla!

Por otra parte, la cata de vino fue una de las actividades que más llamó la atención. Primero, una charla explicativa en la que se habló de los vinos y sus características, cuál es su procedencia, etc. Luego, comenzó la cata en la que se pudieron degustar tres tipos de vinos. Más de uno comentó la “falta de pan y queso” y razón no les faltaba, ya que con tres vinos a las 10:40, aún siendo catas, podía llegar a ser peligroso. Esperemos que desayunaran igual de bien que lo hicimos nosotros en la chocolatada.

Un aula repleta preparada para catar vinos.      Autor: Andrea Álvarez

Un aula repleta preparada para catar vinos. Autor: Andrea Álvarez

Llegamos al mediodía, las agujas del reloj marcan las 12 en punto y comienza la sesión de mesa redonda en Loyola Centrum. Una abarrotada sala escuchó con interés las palabras de Rogelio Fernández, profesor de la UD, que presentó, entre otros, a Miren Berasategi (Iradoki), Maite Etulain (Cruz Roja) y Jokin Bereciartu (Breaking Molds). Los invitados debatieron sobre diversos temas, tales como la importancia de la diversidad en el emprendizaje y las cualidades que debe tener un buen emprendedor. Tras una breve ronda de preguntas, un abrumador aplauso dio punto y final a la charla, de la cual los alumnos pudieron apreciar que, a pesar de la juventud, hay gente que ha podido alcanzar sus metas de forma exitosa, fruto de la ilusión y una actitud motivada y perseverante.

Casi simultáneamente comenzaba la gastronomía México-Alemania de la mano  de los chicos de Erasmus. Se pudieron degustar alimentos típicos por un módico precio. Más de uno se llevó la sorpresa al ver que había que pagar tanto en una como otra, pero aún así muchos alumnos no dudaron en “saltar el charco” alimenticio.

Los alumnos de Erasmus brillaron como cocineros                      Foto: Andrea Álvarez

Los alumnos de Erasmus brillaron como cocineros Foto: Andrea Álvarez

Casi a la misma hora,  la gente se agolpaba en frente de  GURYA. De la mano de la chef argentina Constanza Javiera García, licenciada en comunicación, aprendimos a preparar Bento, comida típica japonesa a la que en este caso se le ha incluido un toque de cocina vasca.  Tras un preparado exquisito, comenzó la venta, toda orientada para la Asociación de Comercio Justo de Gipuzkoa. La gente se iba encantada, el sushi tuvo un éxito rotundo.

Tras esto, algunos de nosotros, con nuestro apetito completamente saciado y después de una degustación exquisita, nos fuimos a disfrutar del WOKA y otros, siguiendo el rastro de la chef argentina, fuimos al puesto que tenían preparado los chicos del Comercio Justo.

En el  WOKA, situado en el aula 114 del edificio Padre Arrupe con Paúl San Sebastián  a la cabeza y dos representantes de Alboan, Marlene Eizagirre y Maritere Guzmán, nos explicaron en qué consistía la actividad: una especie de tormenta de ideas en torno a un café, sustituido este año por un vaso con gominolas. Los representantes, echaron al vuelo esta pregunta:

¿Qué temas y acciones se pueden llevar a cabo para mejorar el mundo?

Los alumnos sacaron a la luz los campos en los que queda mucho por mejorar: el maltrato a la mujer, la mala gestión del gobierno y la importancia real de la monarquía.

Los alumnos de Deusto con las gominolas en la mesa.        Foto: Andrea Álvarez

Los alumnos de Deusto con las gominolas en la mesa. Foto: Andrea Álvarez

Por otra parte, el stand de Comercio Justo tuvo una gran aceptación que se distinguió entre todos los demás. Vendieron productos realizados de todas partes del mundo, donde el nivel de vida es muy bajo, por no decir nulo,  y  donde por ejemplo, una de las atrocidades que se cometen es la  explotación infantil. Como muestra de apoyo a la causa, vendieron productos bajo el amparo de la “marca” Comercio Justo; con la intención siempre en mente de que el precio que un consumidor pague en la tienda, no diste mucho del dinero que luego le será entregado al campesino.

Así terminó la jornada de Oreka, un día repleto de actividades de las que pudimos sacar mucho jugo. Un año más, Deusto Emprende mostró las infinitas posibilidades con las que cada uno de nosotros podemos innovar de una forma divertida y eficiente. La Universidad de Deusto se convirtió en un ir y venir de gente y pudo demostrar cómo sus jóvenes alumnos culminaron con éxito sus ideas más creativas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *