Emprendimiento Social

Iratxe Pascual, la moderadora de la mesa, presentó a los ponentes relacionados con el emprendimiento social y moderó el debate que tuvo lugar.

Alberto Medrano, promotor de The Human Network nos ha explicado el objetivo que persiguen con su  movimiento “the Humans´Movement” de instaurar un nuevo paradigma económico y social que sustituya el “todo por la pasta” actual por un modelo de crecimiento económico y productivo sostenible basado en una conciencia social que sitúe al ser humano, y no al dinero, en el epicentro del comportamiento de las organizaciones, entidades, empresas y políticos.

Mertxe Arribas, presidenta de servicios sociales integrados que desarrolla la gestión de la ayuda a domicilio y otros servicios relacionados con el SAD. Nos contó la historia de 35 emprendedoras que en los años 80, momento en el que los servicios sociales estaban en plena expansión se constituyeron. Posiblemente, desde la necesidad de organizarse para el autoempleo de personas que en economía sumergida prestaban servicios sociales. Han llegado a ser hasta 500 trabajadoras y tienen como valores la profesionalidad, el  compromiso social y el compromiso con las personas.

Alberto Reno, responsable de Tenzing (Grupo  Urbegi) nos explico a lo que se dedicaba la empresa y los casos de éxito que habían tenido. Charo Álvarez, creadora de Art and Fashion, nos contó que se  creó la empresa por cuatro emprendedores que no tenían nada en común y se unieron para crear empleo juvenil. Vieron Bilbao como una oportunidad y empezaron  convocando un concurso para jóvenes diseñadores, el cual tuvo mucho éxito. Cree que el emprendimiento social es muy importante para ayudar a los jóvenes.

Javier Mariño, nuevo gerente de Koopera desde hace un año, nos presentó  el proyecto, que tiene varios fines sociales: Inserción Sociolaboral de colectivos con riesgo o en situación de exclusión social, realización de servicios medioambientales, comercialización de productos energéticos, solidarios y justos, y promoción de la economía de los países en vías de desarrollo. Recomendó a los alumnos que sean ambiciosos ya que están muy formados.

Para finalizar la sesión se realizó un debate en el cual Alberto Medrano pudo contestar varias preguntas sobre su proyecto y se sacaron conclusiones como que no tiene que haber miedo al fracaso porque el fracaso es un aprendizaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *